Las dos formas de hacerse de un auto: comprarlo o arrendarlo

Si necesitas un auto para tu empresa o para tu uso personal y no cuentas con los fondos suficientes para adquirirlo de contado, puedes optar por uno de los dos métodos de financiamiento disponibles en el mercado: la compra a crédito tradicional o el arrendamiento o leasing.

Toma en cuenta las ventajas y desventajas de cada uno para decidir sobre lo que más te conviene:

 

Arrendamiento puro o leasing

 

VENTAJAS DESVENTAJAS
Estrenar auto es fantástico. Auto nuevo cada pocos años. No eres el propietario
¿Qué tal un Mercedes? Puedes disfrutar de un vehículo de más valor del que normalmente podrías comprar. No te puedes rajar antes de tiempo… Hay cargos por terminación anticipada de contrato.
Menos dinero al mes. Mensualidades más bajas y fijas (solo pagas la depreciación del vehículo y el monto no cambia durante la vigencia del contrato). Debes ser más cuidadoso de lo normal. El auto debe estar siempre en óptimas condiciones, por lo que deberás pagar por cualquier daño (como si fuera tuyo).
La monserga de venderlo. No tienes que preocuparte por anunciarlo y venderlo para cambiarlo. ¡Aguas si te pasas! Cargo por exceso de kilometraje Si te pasas de lo estipulado en el contrato, te los cobran extra a un monto mayor.
Te olvidas de la pérdida de valor. No adquieres la propiedad de un bien que se deprecia continuamente. Los molestos plazos fijos. No puedes devolver el auto hasta que finalice el contrato.
Garantía permanente. El auto siempre está cubierto por la garantía de fábrica, cuya duración suele ser la misma que la del contrato de arrendamiento (3 años).
Y el tema de los impuestos... El arrendamiento es deducible de impuestos al ser considerado un gasto para tu negocio o actividad empresarial.
Si quieres, puedes comprarlo al final. Al finalizar el contrato, puedes adquirir el auto si lo deseas.
Cesión de derechos: se lo puedes pasar a alguien más. En caso de no poder continuar con el contrato, puedes traspasarlo a otra persona.

Cuando termina el contrato de leasing, tienes varias opciones:

1.Comprar el auto, pagando la diferencia correspondiente.

2.Renovar el contrato, ampliando el arrendamiento hasta que liquides el valor de la factura del auto.

3. Hacer un nuevo contrato: devuelves el auto usado, buscas uno nuevo y comienzas un nuevo plazo.

4. Finalizar la relación: devuelves el vehículo y cierras el contrato.

 

Compra con crédito tradicional

 

VENTAJAS DESVENTAJAS
Auto para siempre. Eres el propietario del auto y puedes conservarlo por el tiempo que desees. Mayor costo: menos dinero al mes. Mensualidades generalmente más altas.
Adiós a los pagos. Al saldar la deuda, te olvidas de los pagos mensuales. Para pensarse... El auto no es una inversión, es un gasto y muy grande.
Una buena opción si viajas mucho (en coche). No tienes restricciones de kilometraje. La maldita depreciación. Implica un riesgo sobre su valor de reventa por su alto porcentaje de depreciación.
Puedes traerlo como quieras... Nadie te presiona por las condiciones del auto. Te acaba saliendo al doble. Puedes pagar mucho dinero por concepto de intereses.
¿Y los impuestos? No puedes deducirlo de impuestos
A manera de conclusión

 

Arrendar puede permitirte manejar un auto nuevo o más caro del que podrías comprar, lo cual suena muy atractivo, sin duda.
En igualdad de condiciones, todas las cosas financiadas a largo plazo implican un pago mensual similar al del arrendamiento a corto plazo.

 

Analiza tus opciones antes de tomar la decisión.

En Lease For U con gusto te asesoramos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *