Quiero poner mi consultorio médico, ¿cuáles son mis opciones?

¿Vas a iniciar tu práctica médica y no cuentas con el capital para adquirir el equipo que requieres?

¿Estás pensando en instalar tu consultorio médico y no sabes si comprar o arrendar el equipo?

Al terminar de leer, tendrás más elementos para tomar una decisión informada.


Para empezar, ¿qué es el arrendamiento puro?

 

El arrendamiento puro es un esquema de crédito mediante el cual tú pagas una cantidad mensual por utilizar determinado activo físico, en este caso el equipo que requieras. Se firma un contrato por un plazo específico y al término del mismo puedes optar por adquirir el o los bienes, renovar el contrato o volver a estrenar.

Para poder decidir si es mejor comprar que arrendar, lo primero a considerar son los beneficios financieros que cada esquema ofrece. Veámos algunas diferencias importantes:

Con la opción de comprar:
  • Comprar tus equipos implica desembolsar fuertes sumas de dinero, lo cual puede descapitalizarte y frenar la posibilidad de hacer nuevas inversiones para tu práctica profesional.
  • Eres propietario inmediato del equipo, pero no podrás cambiarlo tan fácilmente ni con la frecuencia necesaria, en caso de volverse obsoleto.
  • Los bienes se devalúan con el tiempo, por lo que al momento de desecharlos, es probable que su precio comercial haya bajado considerablemente.
  • Al comprar, tú eres quien debe gestionar la garantía, el mantenimiento y todo lo relacionado con el equipo.
Con la opción de arrendar:
  • No necesitas contar con una gran reserva financiera para poder adquirir tu equipo e iniciar tu práctica.
  • Conservas intacto el flujo de caja, respetas el capital de trabajo y liberas líneas de crédito.
  • Tienes acceso a equipo nuevo con tecnología de punta, ya que puedes evitar la obsolescencia al trasladar el costo financiero de ésta al propietario.
  • Tienes acceso a equipos más sofisticados sin necesidad de invertir grandes cantidades de dinero, conforme tu práctica vaya creciendo y especializándose.
  • Puedes controlar tu presupuesto de forma más eficiente al tener gastos mensuales fijos.
  • Puedes determinar el plazo que más se ajuste a tus necesidades y capacidad de pago.
  • El arrendamiento es un gasto totalmente deducible de impuestos.
  • El mantenimiento y garantías corren a cargo de la empresa arrendadora.
  • Al final del contrato se puede estrenar de nuevo, adquirir el bien o renovar el contrato por un periodo adicional.

Los médicos siempre deben estar a la vanguardia, no solamente en lo que respecta a sus conocimientos, sino también a sus equipos de diagnóstico y práctica profesional. Eso les permite ofrecer un servicio de calidad a sus clientes y brindarles la confianza que necesitan.

Por ello, invertir en equipo médico por medio del arrendamiento es una alternativa muy viable para:

  • Médicos con una práctica profesional establecida que desean ampliar o mejorar sus servicios.
  • Médicos que se proponen establecer consultorios, laboratorios u otras facilidades asociadas a su práctica profesional.
  • Recién egresados de la carrera de medicina (residentes) que inician su práctica profesional.
  • Agrupaciones y organizaciones médicas con especialidades similares o afines.
Así es que… muéstranos hacia dónde vas y déjanos recorrer el camino contigo.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *